Por desgracia, las personas mayores son a menudo el objetivo de estafas y robos en su propio domicilio, precisamente por ser más vulnerables y confiados.

 

De hecho cada año van creciendo los delitos cometidos contra personas mayores, en 2019 aumentaron las estafas económicas a ancianos hasta un 40%. 

 

Además las estafas, tanto digitales como en sus domicilios, a ancianos durante el confinamiento de 2020 subieron exponencialmente.

 

Observando lo importante que es la seguridad para ancianos que viven solos, a continuación citaré una serie de consejos para evitar que puedan caer en estos engaños.

1. No abrir la puerta a nadie que no conozcas.

  • Puede que parezca algo obvio y parece que es un error difícil de cometer, pero las argucias que pueden llegar a inventar los estafadores están muy por encima de nuestra imaginación.
    • Pueden hacerse pasar por revisores del gas, por técnicos sanitarios, distribuidores de mascarillas o representantes de organismos públicos, pueden hacerse pasar por cualquiera.
    • Para empezar ni siquiera se debe abrir la puerta del edificio o comunidad, porque es el primer acceso que tienen para estudiar su ataque a la primera oportunidad.
    • Aún con todo pueden facilitar falsas acreditaciones, así que, en caso de duda, es mejor llamar a nuestra compañía de suministro para asegurarnos de que esas personas son quienes dicen ser .

En cualquier caso NO DEJES ENTRAR a nadie que tú no hayas solicitado antes.

  • En caso de que necesites ayuda no dudes en llamar al 091.
  • Una mirilla digital es un apoyo tecnológico que puede ayudarte a identificar con más claridad a aquellas personas que pretendan contactar contigo o pasar a tu domicilio. Además en caso de que tengan cámara podrían grabar a las personas que intenten traspasar la puerta y dar con ellos con rapidez.

2. En caso de que alguien contacte telefónicamente:

  • No des nunca tus datos personales o bancarios por teléfono a personas que no conoces.
  • No cojas el teléfono a números dudosos, por ser muy largos o de los cuales desconfíes, déjate guiar por tu intuición porque seguramente acertarás.
  • Si no te da tiempo de coger una llamada, y es un número sospechoso, no llames. Hay números de tarificación especial que solo por llamar a ver quién es te pueden salir muy caros. Pueden ser llamadas que se hagan desde otro país. Muchas de estas llamadas son estafas.
  • Sospecha de cualquier llamada en la que hayas ganado un concurso o un premio. También pueden ser estafas.
  • Si hay algún número que ya sabes o imaginas que es una estafa, bloquéalo desde tus contactos.

3. Si entras a internet hazlo de forma segura:

  • Aunque no lo creas, los ladrones pueden llegar a saber cómo ubicar tu posición y tu casa.

A través de las redes sociales, tipo Facebook, Instagram, Twitter o Youtube, volcamos mucha información personal sin darnos cuenta.

 

Fotografías, comentarios que creemos inofensivos, pero que los cacos pueden aprovechar para saber cuándo estamos solos o de viaje.

Evita compartir información sobre tus vacaciones, hábitos o costumbres,  por no hablar de contraseñas u otra información extremadamente confidencial.

Si te gusta compartir fotos de tus vacaciones hazlo cuando ya estés de vuelta.

  • Si vas a hacer compras en internet hazlo de forma segura:
  1. Asegúrate de que sea una web oficial.
  2. Que la dirección tenga protocolo SSL:

Si entramos a través de una dirección con http podría ser interceptada por terceras personas y podrían visualizar datos como cuentas o tarjetas de crédito, por eso es importante usar el SSL que garantiza el cifrado de esos datos.

Debes fijarte siempre que en la barra del navegador la dirección empiece por https, terminado en esa s.

3. Nunca facilites tus credenciales o contraseñas a personas desconocidas.

Si te haces un lío con las contraseñas bájate un gestor de contraseñas para tenerlas protegidas y a mano, pero seguras.

4. No te fíes de correos donde Amazon, tu banco u otras plataformas te soliciten tus credenciales.

Nunca se las entregues, podría ser un phishing*

El phishing* es una estafa para conseguir datos privados de los usuarios a través de internet, sobre todo datos bancarios o cuentas.

4. Si sales de casa

  • Asegúrate de que has pasado la llave al salir de casa y no solo cerrando la puerta. Abrir una puerta con algo duro y fino como una tarjeta de crédito o una radiografía es sumamente fácil.

 

  • No dejes las llaves fuera de casa en un poyete, una maceta o bajo la alfombra porque son los sitios donde primero van a ir a mirar.

Imagínate entrar en tu casa y que el susto de que haya alguien dentro. Si tienes miedo de perder las llaves es mejor que las dejes a alguien en quien verdaderamente confíes.

  • No le digas a todo el mundo que te vas de vacaciones, nunca sabes quién puede estar escuchando. Si necesitas que alguien te riegue las plantas o le eche un ojo a tu vivienda es mejor que se lo digas en privado y a alguien de absoluta confianza.

 

  • Pon una alarma:

Contratar una alarma de seguridad puede ser una buena idea tanto si pasas temporadas fuera de casa como si tan solo vas a salir por un rato, pero no te olvides conectarla, pues los robos no solo ocurren cuando estás de vacaciones.

  • Pon una cámara de vigilancia:

Una cámara ip también puede ayudarte a vigilar tu vivienda en la distancia y enviar alarmas según las configures a personas de confianza o a ti mismo. Tienes cámaras exteriores o interiores así como también puede servir para esa vigilancia la cámara de una mirilla digital.

  • Usa un Reloj o pulsera con botón SOS:

Los botones SOS son muy prácticos en caso de que una persona se desoriente o se pierda porque llevan localizador GPS, además tienen sistemas de escucha o para poder hablar como si fuera un teléfono a través de la pulsera o reloj.

 

Es muy útil cuando tienes algún percance o se te acerca alguien que ya sospechas que puede hacerte algún daño, sea el timo del abrazo cariñoso, o el timo de la mancha, para poder contactar con un familiar previamente configurado y llame a la policía.

 

  • Asegúrate de haber cerrado las ventanas

Puede parecer una tontería pero es otro punto por donde suelen acceder los ladrones.

 

También puedes bloquearlas con algún sistema de cierre, incluso con un simple listón de madera en caso de que sean correderas.

 

 

Si te ha gustado este artículo, por favor, ¡compártelo!